RSS

Archivo de la categoría: Amor

Un libro en la selva

Entro al metro tras salir de la oficina pensando que casi podría repetir de memoria los ruidos que escucho hasta coger el tren. Primero el que compra oro, luego el que vende carteras para el abono… Siempre los mismos soniquetes. Madrid en verano es para los que no nos queda más remedio. Los olores se multiplican, los trenes pasan cuando quieren. Es un enorme engrudo oscuro que por el día recoge el calor y por la noche lo suelta a modo de calefactor. Por si el sol no hubiera sido lo bastante percutor.

Pese a todo, es una ciudad espectacular. Como dicen, de Madrid al cielo, aunque no sé si todo el rato. Los museos con El Prado a la cabeza. Los jardines del retiro, el Madrid de los Austrias de la plaza de la Villa y Teatro y Palacio Real. La Latina y el rastro. El barrio de las letras, donde se forjó la lengua española. Allí vivió, en unas pocas manzanas, la mayor concentración de talento literario que hubo jamás, cuando Madrid fuera la capital del mundo. Lope, Calderón, Cervantes, Góngora y tantos otros. El Madrid del barrio de Malasaña. Incluso a veces es Madrid río también.

Es fácil adivinar que esta ciudad tiene mil caras, pasadas y presentes. Algunas también menos amables. De gente automatizada y robotizada corriendo en todas direcciones. El Madrid impersonal, que no siempre pero existe. Solo con tiempo para tener prisa. Es difícil a veces llevar un ritmo tranquilo, parece que la ciudad te lo impide. Y más aún disfrutar de las cosas si uno va corriendo. Poco ayudan las calles sucias patrocinadas por vecinos incívicos.

banco

Una dosis elevada me lleve el otro día sin tener gana de ello. No por nada en particular, sino por la suma que colma el vaso. La gente que empuja al entrar al vagón o los que no te dejan bajar porque se montan sin cederte el paso. Los que no te lo agradecen cuando tú lo haces. Los que hacen esa sinfonía, tan poco agradable, para acabar escupiendo en cualquier lugar como ya venían anunciando. Niños chillando y no tan niños con la música en el móvil para que lo escuche todo el tren. Y tú, mientras, intentando leer. Que ya no es por el ruido, sino por el veneno que le recorre a uno de todo lo anterior.

También máquinas estúpidas jugando y perdiendo el tiempo con máquinas inteligentes. No es difícil saber a quién se le otorga cada adjetivo. Consumidores de tiempo que no se reconocen entre iguales. Palabras como educación o civismo no se encuentran. Ratas y cloacas, mejor. Con toda esa serie de ideas rondando la cabeza, el nivel de mala leche, asco o vete a saber, subía. Ahora no era de Madrid al cielo, ahora era de Madrid a cien kilómetros. Por lo menos. Que ganas de salir corriendo de aquí y alejarme, pensaba. Y qué ganas de tirar de metralleta.

Pero al salir del metro observe algo que me cambió el gesto. Una chica joven sentada en un banco a la sombra de un árbol. Su aspecto físico y su planta, inmejorables. Brillaba incluso bajo aquella sombra. Especialmente por algo: estaba leyendo. Tenía un libro abierto entre sus manos. No fui capaz de leer la portada, por curiosidad. Tranquila, quizás esperando a alguien pero sin pinta de estar estresada por ello, disfrutando de su lectura y de estar ahí sentada. Y justo ahí, tú te quedas mirando con admiración, mientras te alejas y sientes como mitigan tus ganas de metralleta. Cómo te reconcilias con Madrid y con la vida. Que la belleza exterior puede aparejar también la interior. Confiando en que detrás del mundo de plástico, apariencias, prisas y consumo absurdo aún existe otra cosa. Pero sobre todo, pensando que si hay gente que lee, significa que hay esperanza.

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 septiembre, 2016 en Amor, Narrativo, Vivencias

 

Una enamorada y un amante bailan por Sevilla

Como cuenta Reverte al principio de La piel del tambor, nadie podría inventarse una ciudad como Sevilla. Tiene razón. Caminando por la noche, observando la giralda iluminada tenía la sensación de estar en un cuento. Te invita a pasear y perderte por ella entre la calidez de su gente. Por cada una de sus calles. Ese blanco y dorado de sus edificios bajo los cuales incide un espléndido sol andaluz.

La Sevilla testigo del tiempo que no ha perdido la memoria. Su arquitectura da fe de ello en el casco antiguo más grande de España. El Guadalquivir, por donde vino todo, atestigua nuestros lazos con América Latina y el nuevo mundo. El puerto de Indias convirtió a la ciudad en el centro financiero y mercantil de la época.

Tiene algo. Sus callejones se descubren a cada momento y te transmiten vida y tranquilidad. Desde la calle Betis se muestra un retrato para recrearse.

Aunque siempre he considerado a Andalucía como un amante en el que  puedes escapar de  la mediocridad de Madrid, que te hace envolverte en su arte y su alegría, y enamorarte de sus calles y ciudades, en mi primera visita fugaz a Sevilla (y al contrario de lo que suele ocurrirle a quien pisa por primera vez la ciudad), ésta no me enamoró.

Nunca he sido muy afín a los señoríos y las galas, y recorrer la ciudad hispalense significa moverse entre mujeres de mantilla y peineta y  señoritos con pinta de toreros, trajeados y peinados, que se mezclan entre el aroma a incienso y las procesiones, que te hacen sentir que vives en una Semana Santa constante en cualquier época del año.

En aquella visita, por más que lo intenté no encontré la sintonía, no podía fluir tranquilamente en la vida sevillana; había cosas bonitas, si, pero no sentía la belleza. Asique después de haber pasado algunos días sorteando a  las vendedoras de romero de los alrededores de la catedral me fui. No me llevaba una parte de la ciudad conmigo, no sentía nada especial después de haber estado allí. No quería a Sevilla, pero a Sevilla le gusta que le quieran, asique me hizo volver para quedarme algún tiempo después. Así pude aprender a mirarle con otros ojos, porque a Sevilla no se le puede mirar de cualquier manera, a Sevilla hay que mirarla con pasión.

pte_triana

Las dos veces que la he visitado, al llegar, la ciudad estaba plácidamente dormida, con un murmullo tranquilo. De noche. Sus edificios, reposando en un reflejo naranja de foto. Como es costumbre en mi vida, busco una primera vez para las cosas antes de que se haga demasiado tarde. Tocaba por fin descubrir Sevilla. Además, en algunas ocasiones es mejor si lo haces con una persona con experiencia para serpentear entre sus edificios.

Transitamos por el centro de la ciudad, con un sol generoso, que la iluminó para nosotros. Tan generoso que no nos abrasó. Alguna que otra iglesia, hasta llegar a la plaza de la catedral nos regalaron las primeras vistas amables. Tras subir a la Giralda para observar la ciudad desde un lugar privilegiado acabamos colándonos en el barrio, sin duda, más bonito. Porque callejear, ya que no se puede hacer otra cosa, por Santa Cruz, es un placer para los sentidos. Sobre todo para la vista y el olfato.

También lo es acabar en una de sus mesas con una jarra de vino manzanilla andaluz tan típico, para calmar nuestra sed y picar algo disfrutando del vaivén del aquel sitio. Tras pasarlo tan mal entre trago y trago, llegamos sin darnos cuenta a la tarde. Paseamos entre las sombras de los parques cercanos al Alcázar tratando de evitar un sol hercúleo y cruzando un par de calles llegamos a un sitio espectacular y único en su género. Mi guia trataba de sorprenderme y lo conseguía con bastante facilidad.

Uno nunca sabe lo que le va a deparar la vida, y como a quién no quiere caldo le dan dos tazas, el destino quiso que me tuviera que trasladar a Sevilla durante un tiempo indeterminado. Al principio, reacia a todo lo nuevo que me rodeaba, no conseguía la manera de adaptarme e integrarme en el entorno. Incapaz de entender el acento cuando algún conductor de autobús o camarero me hablaban, me movía constantemente desde Sevilla Este hasta el Centro, sin saber dónde pararme  y sentarme a disfrutar de cualquier sombra, tan codiciada en el calor abrasante de aquel Agosto.

Sin embargo, poco a poco, el día a día sevillano fue conquistándome, la alegría de la gente se me contagiaba, mis pies empezaron a acostumbrarse a las calles, mi cuerpo al calor, mis ojos a la Giralda y mi alma a Andalucía.

Y aunque con el tiempo fui adaptándome y viviendo en paz con la ciudad, aún recuerdo la primera vez que ésta consiguió dejarme realmente con la boca abierta.

Todavía puedo sentir la sensación de asombro y expectación por el paisaje que se iba apareciendo a mi alrededor a medida que iba cruzando las dos torres que dan entrada a uno de los lugares más impresionantes que he podido visitar.

Tuve que mirar dos veces porque no podía creer lo que mis ojos veían. Los colores, la arquitectura, el agua y el sol se combinaban a la perfección dejando un mosaico de formas que a día de hoy sigo sin poder describir con palabras. Sin embargo, desde el momento en el que pisé esa plaza, supe que había encontrado mi pequeño sitio en Sevilla, un lugar donde pasar las horas sin más que hacer que mirar de un lado a otro, y disfrutar de la belleza que Aníbal González construyó para nosotros.

A día de hoy, una de mis cosas favoritas cuando enseño a alguien la ciudad es ver su cara cuando les llevo aquí. Todavía no conozco a nadie que no se haya quedado alucinando al conocer la Plaza de España. Sigue siendo mi lugar favorito de Sevilla, y creo que lo será para siempre.

miram_p_espanna

Con permiso de la salmantina, la de Sevilla es espectacular. “És lo mejor que tenemos”, advertía una mujer de allí la noche anterior. Ya estábamos dentro para aseverar sus palabras.

Buscar tu tierra representada entre cada una de las provincias allí presentes, es una actividad constante en ese semicírculo entre dos torres que mira al Guadalquivir. Símbolo de abrazo con los antiguos territorios americanos. Con esa patria común de casi quinientos millones de hispanohablantes.

Una enamorada de la ciudad me desveló una historia allí, en el instante que subíamos a esa especie de mirador dentro de la Plaza para elevar nuestra mirada. Conocimos el lema de la ciudad y su porqué: NO8DO (No me ha dexado), por el apoyo de la ciudad a Alfonso X.

Y esque eso es viajar con sentido. Conocer que cada lugar que pisas y recorres tiene vida pasada. Dotar todo de sentido. Una historia que hace al lugar ser como es. Es imposible explicar Sevilla sin su historia, al igual que pasa con España. Se trata de amueblar los lugares que descubres con la memoria, su biografía y sus leyendas. Es la mejor manera de respetar los lugares y fluir por ellos: conociendo su historia.

Fluir tanto y notar como se dibuja en tu cara una sonrisa de complicidad al ver una cuadrilla, con una guitarra y un par de “bajos” improvisados. Dos cubiteras metálicas hacían las veces de instrumento en La Cigala de Oro. Tocando sin más motivo que la alegría de vivir y estar. Así comprendí que Sevilla tiene realmente un color especial y mucho arte, en primera persona. Si tuviera que definirla, sería así.

j_p_espanna

Poco a poco, los Domingos por Triana empezaron a convertirse en mi momento preferido. Cada vez que cruzaba el puente parecía entrar  a otra época, a otro mundo. Triana huele a flamenco y a pescaito frito. El barullo de la calle por el día te hace perderte aún más en ella. Es la esencia de Sevilla, el barrio por excelencia. Las macetas con las flores, las guitarras, las terrazas, los balcones…

Los trianeros dicen que Triana no es Sevilla, que es otra cosa, y yo, creo que la una sin la otra y la otra sin la una, nunca hubieran sido lo que son.

Aunque siempre me ha parecido que la noche hace aparecer un halo de misterio y magia sobre cualquier lugar que cubre, a medida que pasaba el tiempo me fui dando cuenta de que a Sevilla la noche le sienta especialmente bien. Caminar por sus callejas cuando ya no hay luz puede convertirse en uno de los paseos más especiales que jamás podrás hacer.

Encontrarte de lleno con la giralda iluminada, tomar algo al lado del rio mientras contemplas en el agua el reflejo de la torre del oro, un paseo en barco por el Guadalquivir, una cena en Santa Cruz…Es la magia hecha ciudad.

¡Y la feria! Uno nunca ha vivido Sevilla si no ha ido a una feria…Los  trajes de gitana, las flores en el pelo, el vino fino…quedarse embobado viendo bailar a todo el mundo, escuchar “Sueña la margarita con ser romero” hasta volverse loco.

Una vez que cruzas la portada, dentro del ferial, debes estar preparado para el derroche de arte y alegría que se vive en cada caseta.

No conozco la feria, por falta de tiempo. Dos ocasiones. Sólo dos fines de semana han hecho que me convirtiera en un amante fugaz. Pero un buen amante, creo. Ya hace algo más de un año de la primera visita y fue hace muy poco la segunda. Aún quedan cosas por ver. Mejor así. Eso no es tan importante y me valdrá de excusa para volver a ser, al menos una vez más, amante de Sevilla. Lo importante no es lo que queda por ver, sino por vivir. Porque todo aquello, es un lugar para vivirlo y sentirlo. De manera tranquila, dejándote seducir por aquel microclima.

Recuerdo nítidamente el sentimiento al dejar la ciudad. Las dos veces. Fue el mismo y en el mismo lugar, en Santa Justa. “No me quiero ir de aquí”, pensaba, mientras el sentimiento de pena recorría mi cuerpo como un pequeño escalofrío. Quizá es un placer irse con ganas de no querer largarse de un lugar. Suena raro, muy raro, pero es cierto.

Aún así, ni siquiera me enfade ni me entro demasiada coraje. Abracé aquel sentimiento, porque sabía que me volvería a llevar hasta allí. Creo que uno no se despide para siempre de Sevilla. Intuí entonces que de ésta ciudad, no se puede ser un mal amante que la abandona durante mucho tiempo.

Justo hoy, mientras escribo esto, hace un año que dejé Sevilla para volver a mi casa. No pude despedirme de la ciudad, aunque en el fondo creo que es que no quise.

Contra todo pronóstico me dolía decirle adiós.  Poco a poco me había ganado, y me había convertido en alguien que antes no era. Aprendí a amar a Sevilla.

A veces me despierto pensando que sigo alli, pero me asomo a la ventana y la Almudena me recuerda que no. Y creo que siempre me quedará dentro un trocito de ciudad por lo vivido, y seguiré echando de menos el acabar todas las fiestas bailando sevillanas aunque no me sepa ni la primera, echaré de menos los “mi arma” y el rebujito, las mantillas, las peinetas y las flores en el pelo, los Domingos por Triana, y las noches de paseo…

Y desde entonces ya no puedo considerar a Andalucía como un amante con el que escapar de vez en cuando…Sevilla se merece más que eso…a Sevilla hay que quererla… Sevilla, cuánto te quiero.

Fdo. la enamorada y el amante,

Miriam O. y Juan P.

avila

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 junio, 2016 en Amor, Historia, Narrativo, Viaje, Vivencias

 

Todos somos un poco de todos

El camarero dejó los dos vasos anchos y las dos tónicas encima la mesa entorno a la cual estaban los dos amigos. La plaza de Chueca estaba casi llena, con alguna calva entre las terrazas que ese verano, como todos, ocupaban la pequeña plaza.

– Vamos a echar la tónica ya que con este calor se van a derretir los hielos y con lo que cuestan aquí las copas…

– Sí, aunque por lo menos tienen tónica Schweppes.

Acto seguido derramaron el refresco en los vasos anchos hasta terminar de llenarlos. Uno de ellos sacó un cigarro y se lo encendió tras dar el primer trago del gin-tonic.

– Joder, ¡Qué bien!, esta copa tan fría me va a sentar mejor que un spa con masaje. Que agusto se está aquí y ahora.

En la plaza había ambiente. Gente joven que venía y se iba y gente que se sentaba a disfrutar de las últimas horas de ése viernes estivo. Los vasos se humedecían por fuera y parecían estar sudando también, aunque al cogerlos con la mano se agradecía esa humedad.

Después de dos tragos más a las copas y un silencio relajado que solo se suele dar entre amigos que tienen la suficiente asonancia, dos chicas de buena figura rompieron ese silencio que ellos, realmente, disfrutaban.

Pasaron por delante y se sentaron en la mesa de al lado. Las miradas de ellos se cruzaron y se sonrieron de manera cómplice.

– Bueno qué, ¿Las decimos algo?…

– Díselo tú, que yo soy el amigo tímido, ya lo sabes.

– ¿El amigo tímido? – Dijo mientras empezó a reírse.

– Qué más da, si total es por hablar un rato, con echar unas risas nos vale ¿no?

Volvió el silencio mientras uno de ellos cruzaba miradas con una de ellas. El otro, sacó un cigarro de la cajetilla y se lo quedó mirando, dándole vueltas. Con el ceño fruncido y gesto pensativo…

– Es curioso…

– ¿El qué es tan curioso?

– Esto de las mujeres. Hay mujeres que pasan por la vida de uno. Incluso mujeres de las que te enamoras. Que sientes amor de verdad. No se, a lo largo de una vida, ¿de cuántas mujeres te puedes enamorar?

– Ésa es buena. No lo sé, supongo que de verdad de verdad… no muchas.

– Hay algunas que pasan por tu vida sin apenas dejar señales, sin infligir lo más mínimo. Otras, las cuales podrían contarse con los dedos de una mano, que persisten y jamás se olvidan. Es como si estuvieran contigo cuando algo importante en tu vida ocurre. Aunque no sepas de ellas desde hace años.

– En realidad, forman parte de ti. Son parte de ti porque te cambiaron. Bueno, cambiaste con ellas. Por eso las sientes, porque son algo de ti. Eso creo.

– Quizá tengas razón. Al final todos somos un poco de todos… A menudo, estando sólo, uno puede estar o sentirse acompañado e incluso imaginar la conversación que tendría con ésa persona casi sin desviarse.

chueca-Madrid

 
Deja un comentario

Publicado por en 10 mayo, 2016 en Abstracto, Amor, Narrativo

 

El cerco de Numancia

Increíble representación en el teatro de Mérida la que pude ver. Un obra que emociona y da miedo por momentos. Ese amor entre Lira y Marando, la guerra táctica de desgaste de los Romanos, la amistad, la juventud del guerrero que cree que la guerra es gloria, la opresión del poder que pisotea e impone, los dioses… todo se entremezcla al igual que en la vida. Como dice su director; Numancia es hoy, más analogía que mito.

Lo obra, que ha recibido el premio “CERES del Público”, que otorgan periodistas especializados en el Festival de Merida, cuenta la invasión del gran Imperio Romano a la Ciudad de Numancia, la cual no fue una más. Fue una contienda en la que el ejercito Romano dirigido por un Escipión que busca la gloria, quiere, ya no sólo ganar e invadir, sino pisotear su orgullo. Con esa acción serviria como ejemplo de cara a los pueblos que se van a ir encontrando por toda Iberia.

La táctica que utiliza Escipión es no derramar sangre Romana. Es cercar la ciudad para que el pueblo Numantino se desgaste y muera por desabastecimiento… y ahí empieza la historia. Pasan los meses y el desgaste no solo sucede dentro, sino fuera, por los veteranos soldados, que no se sienten tales soldaos. El jóven soldado que descubre que la guerra no es un lugar de gloria, sino todo lo contrario. Un lugar sucio donde cada cual busca su rincón de gloria personal.

Dentro del cerco transcurre el tiempo también, y el desgaste es aún mayor. Pese a intentar los numantinos acordar la paz, al pedir Roma un precio tan caro por ella, deben aguantar y subsistir, a la vez que van haciendose conscientes y observando que al final no habrá victoria posible. Que el poderoso ha llegado a su tierra para arrasarla y que así sera. Es dentro, donde se dan las mejores fotografías de la amistad. Dos viejos amigos que ven como sus montes donde caminaban de pequeños y eran libres, ahora son invadidos y golpeados por el Gran Imperio.

Pero sin duda los mejores, para mi protagonistas son Lira y Marando. Como lo importante no son las grandes gestas. Sino las vidas que suceden dentro de y que pasa con esas vidas. Consiguen conquistar al público con su historia de amor; emotivos, pasionales, intensos, creíbles… que conmueven y emocionan. Su consciencia del final. Lira ademas, es la mujer. En mayúsculas. Mujer numantina luchadora que pese a la adversidad vital siempre está al pie del cañón. Hasta el final.

Finalmente y como no podía ser de otra manera, Numancia cae, pero no se rinde. No quieren doblegarse y entregarse. Ni siquiera despues del desgaste y el hambre, y el pueblo de Numancia prefiere arder, suicidarse y eliminarse, antes de entregar su orgullo y dignidad. Mejor eso. Mejor que se esclavos y entregarse a la invasión intolerable pero sobre todo prepotente del Gran Imperio. Por supuesto Escipión entra en cólera al conocer la maniobra numantina de suicidio; no gana como quiere: no humilla como quiere.

El Gran Imperio…, como dice Reverte: “Siempre hubo un imperio dando por saco, hay que ver que… todo cuanto ocurre ya ha ocurrido antes.” La prepotencia y arrogancia de los superiores, donde su palabra es la ley y como la imponen también. ¡La civilización! pero sobre todo la falta de respeto a los diferentes, cuando ésta es llevada a su máximo exponente. Así reventó Roma y toda civilización y sistema, cuando se llevan al máximo exponente de prepotencia e imposición.

Como dice Ana García (Lira), “No se trata de sacar moralejas, sino simplemente que abramos los ojos. Que las armas existen en muchas maneras. No hace falta que haya bombas para que te estén asediando y coartando la libertad.”

“Escuchad ciudadanos, el alma del hombre viaja en las palabras de otros hombres, el que canta guia, el que escucha ensancha el espíritu y vuela.

Escuchad ciudadanos, Numancia no es una historia antigua, es una historia eterna.”

Para mi indudablemente, Numancia es también una analogía en la que se ven las mil historias detrás de la historia oficial. Vidas que se entrecruzan con encuentros y desencuentros. Apuntar también la música en directo, que conduce la obra y ayuda a emocionar al espectador. Enhorabuena a directores, actores, músicos etc…

.Lira y Marandro.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 agosto, 2015 en Abstracto, Amor, Música, Vivencias

 

Algunos hombres buenos

En esta entrada, los protagonistas son algunos hombres buenos, que se hicieron mejor a ellos mismos y a su entorno. Personas indispensables que la mayoría aun están ahí y son poco escuchadas a menudo. Gente que contribuye a un mundo mejor debe ser estudiada, leída y escuchada más a menudo. Hay muchos, en muchos lugares, pero muchas veces su voz queda sofocada. Os invito a que leáis, escuchéis entrevistas y compartáis a éstos hombres buenos, sus reflexiones y sus acciones. Hay muchos más y era difícil escoger y no hacer una entrada enorme con cada uno así que habrá segunda parte.

ARTURO PEREZ-REVERTE. Reportero de guerra durante 21 años. Lector de historia, escritor y miembro de la Real Academia Española de la lengua. Best Seller en todo el mundo. Gracias a lo que ha viajado, visto y vivido es, bajo mi punto de vista, una de las personas que mejor saben hacer un escáner social casi perfecto de cualquier lugar o cultura, pasada o presente. Con ésa manera casi perfecta para encontrar adjetivos y palabras en cada momento y lugar. Defensor del patriotismo cultural como herramienta para hacer mejor a sus ciudadanos y por tanto a su país. Es un hombre lucido e inteligente, consciente del mundo a menudo crudo que nos rodea, consciente de que la seguridad no existe, consciente de que el desastre siempre estuvo y está ahí. Muy crítico con la españa en la que vivimos, defendiendo la educación y la cultura, en el sentido amplio de la palabra, el conocimiento de la propia memoria, de la historia, los mecanismos sociales, la certeza de quienes somos que hacemos aquí y hacia dónde vamos. Dice Reverte, sin eso “es imposible que un pueblo sea libre y tenemos democracias con pueblos analfabetos que son de baja calidad”. Muy crítico con esta “sociedad estúpida y envilecida que ha olvidado la realidad de la vida, desmontando el sentido común”. Pero si debo elegir alguna frase revertiana, de tantas que hay en sus libros y entrevistas: “Siempre hay un justo en Sodoma” o “Es más peligroso un estúpido que un malvado, el estúpido hace más daño”.  Imprescindible, desde sus novelas, sus artículos y entrevistas para entender lo que pasa y quienes somos.

LUCIO URTUBIA. Un albañil, anarquista español de magnética personalidad. Vasco. Es considerado como un Robín Hood. Finalizando su vida está y aun “cree que este puto mundo se puede mejorar”. Nació en una familia pobre, sin recursos y su padre murió delante de sus ojos porque no tenían el dinero para la medicina. Eso, la pobreza, injusticia etc… le hizo, según dice, perder de manera fácil el respeto hacia un sistema que asfixiaba, de pobreza e injusto. Empezó “expropiando bancos” como él dice, y termino haciendo falsificación de los famosos “Travel Check” del First Nacional City Bank, el mayor banco del mundo. También estuvo a punto de inundar el mundo de dólares, pero El Che (Ministro de finanzas en aquel momento), se echó para atrás. Cuando puso en quiebra al mayor banco del mundo, le pillaron y aun así no le pudieron meter en la cárcel; tuvieron que negociar con él; dinero (entre 50 y 60 millones de francos por las planchas) y su libertad (el banco retiro la mayoría de los cargos). Al poner al mayor banco contra las cuerdas y este detenerle, Lucio demuestra que tiene razón en lo que dice: los bancos están por encima de la justicia ya que tenía que haber acabado en la cárcel durante muchos años por ser un gran falsificador, pero queda libre porque el banco quiere. Ellos son el estado. Según se sabe, trabajaba durante el día para vivir, y por la noche consumaba sus actos revolucionarios, repartiendo el dinero. Un periodista francés escribía en Le Figaro “Lucio no se ha llevado un solo franco a su bolsillo. Lo ha invertido todo en las causas que él consideraba justas”. Defiende el anarquismo, como canal de ideas, ya que, según dice: no hay soluciones perfectas ni finales. Para mi es uno de los hombres buenos con mas agallas, menos teórico que otros pero activo al máximo nivel. A día de hoy, es mayor, pero aun así sigue “haciendo” como dice él. Hay una película-documental sobre su historia, nominada a los goya y varias entrevistas enormemente interesantes.

JOSE LUIS SAMPEDRO. Es una de mis debilidades. Podría estar horas hablando de él, leyéndolo o escuchándolo. Ya muerto, a los 96 años, se dijo que fue en sus últimos años de vida la mente más joven de España. Catedrático, escritor, economista pero sobre todo humanista. Exiliado en Tánger hasta los 13 años. Su calidez y su calidad como persona, el entendimiento de la economía como herramienta al servicio de “la familia humana” hacia que tuviera un discurso muy cercano y coherente, siendo referencia y un placer leerle pero sobre todo verle hablar. He dicho bien, verle hablar. Replanteando al ser humano como lo que es y cómo debemos “hacernos” hasta morir lo que “se es” en ésta vida a la vez que mejores personas. Hablaba del derecho pero sobre todo del deber de vivir, del amor, de la amistad, de la dignidad, de la democracia, y de mil palabras y conceptos más que nos dio esa Europa sabía, que ahora brilla por su ausencia, que trajo al mundo los mejores valores y momentos en la historia del mundo. Gran defensor del 15M y referencia entre jóvenes: “Me habéis dado la alegría antes de morirme”, dijo Sampedro.

JORDI EVOLE. Se dice que tenemos por cada palabra una imagen que se ilustra en el cerebro. Para mí cuando la palabra periodista entre en mi cabeza, la imagen es sin duda la de Jordi Evole. Empezó como “El Follonero” en el programa de Buenafuente, con gags graciosos hasta que se lanzó con el primer “Salvados por la campaña” en 2008, en tono humorístico con un pelín componente periodístico. Poco a poco, el tono de humor pasa a un segundo plano, y el programa va experimentando un tono periodístico muy puro. Entra en todo tipo de temas actuales y de importancia, hablando con profesionales de cada materia, con autores y protagonistas directos. Lleva una manera de mantenerse emocionalmente al margen pero siempre curioso por el entrevistador y su historia, haciendo las preguntas precisas en el momento y manteniendo los silencios magistralmente. Cualquier Salvados es increíblemente bueno, útil e instructivo para entender el funcionamiento de la banca, la política, la construcción, de quien somos y mil etc. más… Premiado en los Onda en varias ocasiones y demás premios… Muchos de los “Hombres Buenos” de este artículo han sido entrevistados por él.

JOSÉ MUJICA. Como J. Anguita, fue y es un ejemplo en vida. Activista comprometido, estuvo en la cárcel por ello. Es un político de Uruguay, donde fue presidente. Defensor de que los políticos deben vivir como la mayoría de sus conciudadanos, lo llevo a cabo y logro transformaciones importantes en su País Una de sus frases más características es: “Las repúblicas vinieron al mundo para suscribir que nadie es más que nadie”. Personaje muy sabio y comprometido con el mundo y su país, defensor también de la vida de una manera sobria. “La cosa más grande que tienes, es que estas vivo. Es un milagro que estés vivo. Hay gente, como Rockefeller, 98 años y sigue acumulando plata… ¿Qué sentido tiene? La felicidad no es una cuestión material, literalmente no es así. ” Éste presidente, dona el 90 % de lo que gana a causas solidarias. Sabe que Europa tiene la pasión de haber sido, y ya no ser. Defensor de un gobierno mundial, para enfrentar esos nuevos problemas, debido al cambio de paradigma indudable del mundo actual. Diferencia especuladores de inversores, algo que se hace poco y creo que es basico. Para mí un una de las mentes más lúcidas, es un placer escucharle en cualquier intervención.

RAFAEL CORREA. Es un político y economista, actual Presidente de la República del Ecuador. Nació en un hogar de clase media en el centro de Guayaquil. Su mandato comenzó tras haber ganado por primera vez las elecciones presidenciales de 2006. La aprobación de una nueva constitución para la construcción de una sociedad soberana, justa y democrática. La priorización de la inversión social con un cambio de un Estado adorador del mercado a un Estado garantista de los derechos humanos y de la naturaleza, el cual tiene sorprendido al mundo con sus logros en infraestructura y educación. Trabajo por un país más libre, restructuro una deuda que según se dijo era ilegal al auditarla. Ha reducido considerablemente la tasa de paro. Conocido aquí en España por sus entrevistas con Ana Pastor, es gran defensor de los pueblos y sus gentes y de la ilegitimidad de las deudas y del sistema financiero especulativo y sus poderes, siendo ejemplo práctico de que se puede conducir un país por otro lugar más próspero para todos.

EDUARDO GALEANO. Otra mente de oro. Nos dejó hace poco, éste periodista y escritor uruguayo, ganador del premio Stig Dagerman, considerado como uno de los más destacados autores de la literatura latinoamericana. Nació en Montevideo en el seno de una familia de clase alta y católica. Lo que para mí más destaca, diría, esa parte de pensador reflexivo o filosófico, dejando grandes frases y conceptos. Defensor del 15M, donde dijo mucho y muy bueno sobre este movimiento que nació en Madrid por 2011. Tiene mil reflexiones y frases pero me quedo con una: “El mundo se divide, sobre todo, entre indignos e indignados, y ya sabrá cada quien de qué lado quiere o puede estar”. Su lado humanista y positivo, siempre en defensa de los derechos y libertades haciendo una gran critica al no-desarrollo humano. Mi primera frase leída de Galeano, referencia a la utopía jamás la olvido: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”.

JULIO ANGUITA. Ejemplo vivo, solidario y coherente de lo que predicó y predica. Uno de los mejores discursos políticos que he visto, ha sido de Anguita, del año 1999. Maestro y político, secretario general del PCE y coordinador de IU.  Antes de esto fue alcalde de Córdoba por el PCE y reelegido por mayoría en 1983 pasando a ser conocido como el “Califa Rojo”. Muy crítico con el gobierno socialista y por supuesto con el sistema capitalista actual. Ante todo ha sido y a día de hoy ya jubilado, sigue siendo un gran activista del bien común, de la dignidad, de los derechos, de la vida, siendo irreprochable en hechos. Gran defensor también del 15M.

ENRIC DURAN. Catalán, también conocido como  Robín de los Bancos es un activista español. Muy implicado en iniciativas como la Consulta por la abolición de la deuda externa, el Movimiento de Resistencia Global, la Campaña contra el Banco Mundial… Ha sido promotor de proyectos como la agencia de noticias liberinfo.net,  El 17 de septiembre de 2008 anunció que, como parte de una acción política, estafó cerca de medio millón de euros a diferentes entidades financieras con el objetivo de denunciar, en sus propias palabras, el “depredador sistema capitalista” financiando diferentes movimientos sociales anti-capitalistas.

EMILIO LLEDÓ. Es un filósofo español formado en Alemania, que ha sido profesor en las universidades de Heidelberg, La Laguna, Barcelona y Madrid. Es miembro de la Real Academia Española y también príncipe de Asturias. Hombre potentemente reflexivo sobre la naturaleza humana, la vida, la naturaleza y sus valores. Crítico con el mundo que antepone el dinero como el bien supremo, tachándolo de perdido, proponiendo la memoria como “rescate”, como referencia y aprendizaje. “Lo que el ser humano es, es lo que la educación hace de él”.

JORGE BUCAY. De Buenos Aires, Argentina. Es un sobresaliente representante del psicodrama, además es escritor y un destacado practicante de la terapia Gestalt. Ampliamente reconocido en España y Latinoamérica por medio de sus textos de superación personal y autoayuda.

GERARDO IGLESIAS. Es un minero y político español, secretario general del PCE, ya retirado de la vida pública. Fue un ejemplo de servicio, ya que cuando termino en la vida política, volvió a su trabajo de la mina. Riguroso y responsable con su forma de pensar.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23 junio, 2015 en Amor, Entrevistas, Politica, Reverteando

 

Por ellos

Igual nosotros, no nos lo merecemos ya… Pero hay que hacerlo por ellos.

Cada uno tenemos la responsabilidad activa de vivir. A parte del derecho a vivir, tenemos la obligación de vivir, y vivir bien. Es una obligación que sólo depende de nosotros. Si uno, uno de nosotros, en su objetivo o vida que lleve, se lo trabaja; en lo laboral, en lo social (pareja, amigos, familia), en lo personal*.

Si uno se lo curra todos los días un poquito, lo intenta y tiene dignidad en el fracaso y cerebro en la victoria, no vale hacerlo una temporada, hay que tenerlo actualizado. Si uno hace todo éso es muy probable que cumpla objetivos, ya que toma partida e intenta dirigir su vida de la manera más consecuente. Es una tarea difícil, pero aún no consiguiendo todo lo que nos proponemos, a medio o corto plazo podemos darnos cuenta de que obtenemos frutos. Por otro lado, a parte de la cosecha, está la satisfacción de accionar de manera correcta. Accionar de manera correcta en lo individual puede que a veces nos lleve a tomar decisiones o acciones en las cuales no recogemos directamente o momentáneamente el fin del objetivo. Se llama estrategia, y es fácil de entender. Es sencillo también porque sólo hay que coordinar una persona. Tu mismo y tu mecanismo de empoderamiento. Pero la estrategia social… ¿será tan fácil?

¿Quién, cómo, dónde y por qué se empodera la sociedad? Un país, un pueblo, un estado, una región o un continente entero.

Es más complicado, porque coordinar gente cuesta trabajo, porque democratizar un cambio a mejor, es complicado y es más lento, pero es más justo, mejor y más nutritivo para todos. Pero en parte, estamos en la obligación individual de aportar inteligencia social si queremos vivir en un lugar mejor, si no es para nosotros para ellos, que lo merecen más.

Los partidos políticos nuevos, y añadiría necesarios, no lo harán “per se”. Son una herramienta al servicio de. Por supuesto serán reemplazados por otros nuevos en un futuro también. Por higiene. Pero un partido no cambia una sociedad. Ahí debe entrar nuestra inteligencia y responsabilidad social. Quien la cambia somos cada uno de nosotros. Somos nosotros lo que hemos hecho ésto. El nosotros es la suma de cada individualidad, con todo lo que éso conlleva. Somos responsables y ademas es nuestra obligación.

Nadie lo hará de manera individual ni social por nosotros. Será más difícil, pero es la única manera. Y será difícil, porque, como se ha comprobado, el sistema en el que vivimos está podrido y se han perdido los valores; la base de una cultura. Pero los hemos perdido nosotros y somos, cada uno individualmente, los que debemos recuperarlos. Será difícil por los que se aprovechan de esa riqueza creada por la gran mayoría, con falsos sentimientos de patria, nos enfrentaran para beneficiarse. Porque han comprado las herramientas, en todos los planos, para manipular y seguir, como garrapatas aferradas comiendo del y al sistema. Será difícil porque mucha gente ha perdido la dignidad en la vida, que es la base del bienestar. El que delega éso lo paga muy caro. Será difícil sin dignidad porque no podremos creernos ni sentirnos aptos ni merecedores de una vida buena, con acceso y mejor. Una vida digna, que merezca la pena ser vivida. No nos la van a dar, hay que conquistarla, empezando por uno mismo.

La conquista. La conquista de ser conscientes de nuestra consciencia. La conquista de ser conscientes de nuestros pensamientos y creencias. Porque siendo conscientes de ellos podemos observarlas y cambiarlas y a partir de ahí seleccionar a dónde ir y cómo caminar. De que la vida es un regalo que se gasta rápido. Solo así podremos desmontar las mentiras que nos han grabado a fuego. A través del conocimiento y la educación, que nos reconcilia con nosotros mismos. Mentiras como que para que a nosotros nos vaya bien, les tiene que ir muy bien a los ricos; se ha demostrado que la acumulación de capital hace que hasta el mismísimo sistema capitalista no funcione, cosa lógica y paradójica por otro lado. Mentiras como que el tiempo es oro; el tiempo es vida, y la vida es la madre de todo lo que podemos hacer. Sin vida no aprovechamos el oro, ni la plata. Y mil mentiras más encerradas en mentes oscuras y poco trabajadas. Éso es triste.

No aplaudiendo al hijo de puta, porque ese hijo de puta lo es y consigue sus objetivos gracias al que le baila el agua. Quitando reconocimiento social a quien no lo merece, en todos los planos. Concretando: quitando reconocimiento social a quien actúa de manera egoísta contra el bien común. Sea político, banquero, presidente de comunidad de vecinos, amigo, constructor, obrero o cura. Utilizando herramientas cómo la solidaridad, la empatía, la valentía, la determinación, el conocimiento y el amor (que es lo contrario del miedo). El amor, la parte mas importante por la que una nueva vida nace.

Desmontar y conquistar nuestras creencias, con pensamiento critico y buscar el tan comentado ganar ganar. Será difícil pero hay nutrientes que nos ayudan; solidaridad, compresión, dignidad, esfuerzo. Valores “sine qua non” para vivirnos y compartirnos con calidad, calidez, empatía, felicidad y realidad.

Si no lo hacemos por nosotros, como debería de ser, hagámoslo por ellos. ¿Qué mundo vamos a dejarles? En todos los sentidos… ¿Seremos tan mediocres o tan cobardes? Espero que no. Ése no es mi plan. Aunque sea… por ellos. Debe ser bueno y bonito, pero no es gratis (y no hablo en términos económicos), hay que currárselo.

Dejémosles el mejor escenario, para ese regalo, que es la vida. Por ellos.

IMG-20150306-WA0003

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 marzo, 2015 en Abstracto, Amor, Politica

 

San Valentín

14 de febrero. San Valentín. Me acuerdo lo que hacíamos en el instituto, para recaudar dinero para el viaje de fin de curso. Durante los días anteriores a San Valentín, podías encargar a los organizadores comprar una rosa. Podía ser blanca o roja. La blanca era símbolo de amistad y la roja de amor. Lo recuerdo con mucho cariño. Además, las rosas iban acompañadas de una cartita que tu podías escribir. Encima desde el dulce anonimato. Yo recuerdo, recibir y enviar rojas y blancas. Era un día bastante curioso la verdad.

No recuerdo exactamente, cuantos o como he celebrado mis San Valentines pasados. Soy una persona que no sabe en el día que vive, ni cuantos cumple quien. Y no hace falta que sea una fiesta comercial. Es una excusa más para dar rienda suelta a la imaginación, planear cosas o las ganas de hacer historias con una actitud chula… lo que tú quieras. Una excusa más. Cada día hay una excusa. Pero si un día hay una que es la del día del amor. A mí me gusta.

Ojo. Es el día de los que están enamorados. No es el día de la pareja. Que, si usted quiere, también eh. Y aquí cada uno que haga lo que quiera. Pero a mí me gusta este día. Como el día de la Paz, cada uno que lo celebre como quiere (yo me iba a la fiesta de las palomas vestido de blanco a escuchar música). El día del sentimiento puro y verdadero. El día contrario al miedo.

Todo es tan comercial o tan autentico como tú quieras. Yo celebro estar enamorado de la vida, de lo que viene. Y estoy muy enganchado. De mis amigos de verdad. De tener ganas de tantas cosas. De ser como soy y de mejorar un poco cada día. Hoy lo digo, pero intento celebrarlo todos los días.

Por último, un tema que escuchaba cuando estaba enamorado totalmente de la música hace unos diez años. Eso fue otro de mis grandes amores. Nada me volvía más loco, que llegara el fin de semana y a pinchar en la discoteca. Encima se ponía hasta arriba. La gente venía a escuchar música y a pasárselo bien. Toda la semana mezclando, escuchando los temas nuevos que salían… con unas ganas de viernes… Fue la ostia… y como me gustaba este tema. Hacía tiempo que no lo escuchaba. Como me gusta. Turn The Tide.
Feliz viernes, ¡San Valentín, o lo que tú quieras!

 
Deja un comentario

Publicado por en 14 febrero, 2014 en Abstracto, Amor, Música